13 sept. 2010

Pero no aquí.

Dadme un sitio limpio, aunque esté encajonado entre dos calles ruidosas y perros que ladran y gente que grita (fuera) y coches y nubes y lluvia... y haré que algo merezca la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario