29 sept. 2010

Curioso.

Quién me iba a decir a mí que terminaría transmitiendo como una máquina simple información. Información de esa que vuela y cae y se olvida, y se pasa a otra cosa.

Quién me iba a decir a mí que volvería a escuchar música.

No hay comentarios:

Publicar un comentario