24 sept. 2010

Cógeme de la mano, y, si te acuerdas, aprieta.

Si estuvieses conmigo estarías siempre en el cielo.

Pues mira por dónde, puede que sí, lo veo bastante probable. Y a la mierda lo demás, que salga el sol por donde quiera bla bla bla bla la vida da tantas vueltas... y a la mierda lo demás.
No se puede evitar no pensar, pero matar el pensamiento resulta sencillo cuando tienes práctica, y más aún si tienes en la mano la capacidad de elegir (y la de sufrir, gritar y amar) y puedes caerte en el pozo o inundarlo con sillas, relojes (los relojes están por todas partes), papeles arrugados y todo tipo de cosas que pierden su utilidad cuando, un día, te das cuenta de que no los necesitas.

Desde luego, nadie puede decirte cuándo dejarás de necesitarlas, pero yo arrugé hace mucho un par de dibujos que en la nevera habrían tenido mejor aspecto. Y el suelo frío es una buena forma de despertarse o cobijarse o sentirse mejor o quién sabe qué. A veces te acuerdas del dibujo, o echas de menos una superficie lisa y uniforme con su artilugio sustentador a juego, pero... es lo que hay.

Eso no significa que te parezca bien
o estés de acuerdo con
o te arrepientas de
que el papel esté arrugado y no tengas mesas ni sillas. Sencillamente, lo que tienes es de lo que puedes disponer.

Si te gusta, perfecto. Si no, te jodes. Bonita filosofía, esa del "es lo que hay".

1 comentario:

  1. molaría más sin palabrotas xD

    si hago lo que tú dices terminará por dolerme la espalda ;)

    ResponderEliminar