24 may. 2010

Héctor.

Cosas que pasan, dicen unos. Qué pena, dicen otros.

Yo sólo digo que se van los que no se tienen que ir, que qué mierda de mundo y de vida, que ojalá las cosas salieran de otra manera, ojalá pudiéramos controlar cada paso en falso, ojalá pudiéramos....

Ojalá pudiéramos.

19 may. 2010

Cosas que pasan, supongo.

Cosas que se ven, que se adivinan, que te aceleran el corazón. Cosas que dan que pensar, que te destrozan. Que te hacen pedacitos pequeños. Pequeños, muy pequeños, de esos que si se pierden, SE PIERDEN. De esos que no se pueden encontrar. Son cosas de esas que han pasado otras veces.

Empezar. Supongo.

Las ideas... las ideas REtumban,
REbotan,
REbobinan.


Empezar, de una forma u otra.

17 may. 2010

Sé que, al final...

Hace dos meses llegué a una casa pequeña, a la que había entrado horas antes, con la intención de dejar los trastos. Cuando llegué, por segunda vez, lo hice con unas intenciones poco claras, mucho miedo, confusión, cierto pánico ante todas las cosas que estaban pasando. Y, supongo, SUPONGO, que en medio de todo eso estaba la antigua idea de destrozar algo. Porque gracias al líquido, sentimos algo, creamos algo. O gracias a las ganas de ilusión, de despertar, de sueño, de calor, de sol, de luz, de paz.

Sin saber muy bien qué decía, y al mismo tiempo sabiéndolo, y prometiendo prometer y cumplir, algo que se corroboró más tarde, conseguí articular alguna que otra frase con sentido, aunque no recuerdo el tono de la voz ni su posible temblor. Respiró, o esa sensación me dió a mí. Espero que fuera eso lo que sintió, un respiro. El mismo respiro que llevo sintiendo yo tanto tiempo, dos meses, dos felicidades de muchas horas.

El momento exacto fue cálido, desconcertante, exhuberante, dulce, concreto, incierto. Deberíamos haber podido quedarnos dormidos, sin rumiar soledades a esas horas... Recuerdo que miré casi eternamente un color madera, estúpido y sin sentido, durante mucho tiempo. Digo casi porque me dormí. Ya habría tiempo de pensar por la mañana, pocas horas mas tarde.

Al despertarme, volví la vista a la madera, y no supe bien qué hacer hasta que decidí salir de allí. Llegar hasta el otro lado fue fácil, pero una vez allí, viendo las circunstancias, observando detenidamente el color de la luz que entraba por el ventanal, pareció todo un poco demasiado pálido. Pálido y agobiante. Y nada fácil. Pero en ese momento decidí. Elegí. Y elegí bien. Y después de esconder la cabeza tras un cojín y murmurar estupideces, lo di todo por hecho. Resuelto.

Tan resuelto que cuando me paro a pensar y a analizar los últimos tiempos, me sorprendo. Cómo cambian las cosas, en qué poco tiempo. Tiempo.

Porque algunas cosas en la vida cambian. Esta vez, a mejor. Y es que al final...

16 may. 2010

Uuuhhh.

Si me despierto por la noche y no estás, siento frío. Las sábanas se convierten en paredes que no dejan respirar a las botellas de agua, y el suelo se vuelve algo inconcluso, sin fin, sin temperatura, sin ganas de despertar. Y si no hay luz, la presión del aire destroza todas las esperanzas, pero, al mismo tiempo, ya no hablo más.

12 may. 2010

Cosas. Todas las cosas son cosas. Cosas.

Cuando me despierto de madrugada, y no está, me asombro. Y siento un pánico ridículo, y me entra frío, Y QUÉ FACILES SON AHORA LAS COSAS.

Y cuántos días han pasado sin entender nada, ni dos palabras, y "hay que joderse, menuda desgracia de mundo en el que nos ha tocado vivir", y otros sinsentidos que recogen demasiadas sensaciones que, por mucho esfuerzo, por mucho empeño... nadie va a saber de qué están hechas. Y sería mejor saber una pequeña parte de su composición, porque sólo conociendo la esencia se conoce el todo. ¿Y qué es el todo? Ni puta idea. Sólo quiero largarme de aquí un tiempecito y respirar aire. Aire dulce.

Y que mañana se acaba todo. Bueno, una pequeña parte. Voy a reírme. Mucho. Histéricamente, si hace falta. Ni suerte ni ostias, a plantarle cara al mundo y dejarse de tonterías.

¿Que todo el mundo compra relojes? La cinco de Rice se ha quedado en el cajón de objetos perdidos hasta nuevo aviso. A ver si tarda en salir.

11 may. 2010

Bla bla bla bla bla,
desaparezcamos del mundo mientras el mundo habla,
no perdamos ni un segundo.



Bla bla bla bla bla...

10 may. 2010

Verdades.

La lluvia me hace sonreír.

Me gusta tumbarme en el suelo sin ropa y sentir el frío.

Hay días que es imposible levantarse, pero haciendo un esfuerzo...

No tengo intención de dejar pasar el tiempo en balde.

Si recuerdo su olor y su piel, tiemblo. Y sonrío.

Si tuviera su olor y su piel, y estuviera lloviendo, entraría en éxtasis.

Todo el mundo compra relojes.






Yo empiezo y acabo contigo.

9 may. 2010

He tenido que perderme en ti para encontrarme.
He tenido que borrar y destruir un mundo compartido estúpidamente. He destruido fácilmente. He roto constructivamente.
He situado la felicidad en una esquina limpia, blanca, con una ventana a mano derecha. He convertido la felicidad en aire fresco y con olor dulce. Chocolate blanco. Ese aire está presente sutilmente a lo largo de todo el día, y me reconforta y aclara la mente; pero cuando ese aire me envuelve, me rodea, se posa sobre mí... Felicidad absoluta.


Agradecida es poco. Qué no daría yo... qué no daría yo...



HE TENIDO QUE PERDERME EN TI PARA ENCONTRARME.

8 may. 2010

Hace tiempo.

-Ya sabes cómo acabará esto.
-Pues bien, como siempre.

7 may. 2010

Llega.
Arregla un corazón, un alma, una vida.
Arregla un ordenador.

.

Volando como un pájaro, regalando circunstancias y excepciones.

6 may. 2010

happiness exist.

Se creó una condición, la condición de crear un pacto de estabilidad que diera cierta consistencia al pequeño mundo que se encontraba ahora entre nuestras manos.
Un pacto de progresión hacia las botellas llenas, no botellas vacías ni cuencos sucios, simplemente agua clara, lluvia y sol.

Y dejar atrás situaciones INCIERTAS, y buscar, con las manos, pequeños trozos de felicidad. Felicidad rotulada de colores claros, abarcando con los brazos cuantos más azules, mejor, cuantas más sonrisas mordidas, mejor.

Cuantos más momentos que valen la pena, sin palabras ni calcetines, MEJOR.

5 may. 2010

Start.

Escritura automática, POR DIOS.
Me dejo aquí las tonterías que me pasan por la cabeza, porque si rallo a alguien directamente, es un caos...

Hoy me he quedado sin ideas.